• 21 DIC 17
    • 0

    Cuidados tras el parto

    Acabas de ser madre y tras la llegada del bebé cambiará tu vida y tendrás que asumir mayores responsabilidades. Te sientes cansada y sientes multitud de emociones y sentimientos. Las seis primeras semanas tras el nacimiento es la etapa llamada puerperio, y en ella la mujer experimenta diversos cambios hasta que su cuerpo se normaliza.

    Loquios: es el fluido que expulsa la mujer tras el parto que está compuesto por sangre, restos de placenta y de fibras uterinas. Poco a poco este flujo será más claro hasta desaparecer. Es importante la higiene íntima utilizando compresas y cambiarlas frecuentemente. La lactancia favorece que el útero se contraiga antes y que este sangrado dure menos tiempo.

    Entuertos: durante 4-5 días puedes sentir fuertes dolores tipo contracción (las primerizas no suelen notarlos). Favorecen que el útero vuelva a su tamaño y posición y que cierren los vasos sanguíneos. Si son muy intensos, puedes tomar analgésicos compatibles con la lactancia.

    Episiotomía: es la incisión que a veces se realiza para facilitar el parto. Los puntos de esta sutura se caen solos o se reabsorben. Es importante cuidar esta herida y mantener una buena higiene para evitar infecciones.

    Los pechos sufren cambios: se hinchan y se vuelven más sensibles por la producción de leche materna (subida de la leche). También puede haber dolor en los pezones por la succión del bebé. Si estas molestias persisten consulta a tu matrona o a un profesional, que te ayudará a mejorar la posición al amamantar.

    Reeducación perineal: el perineo o suelo pélvico es el conjunto de músculos y ligamentos de la parte inferior de la pelvis, que durante el embarazo y parto sufren considerablemente. Por esta razón, se recomienda a las madres una reeducación especial de esta parte del cuerpo. Consulta a tu matrona o ginecólogo sobre estas sesiones para muscular el suelo pélvico y así evitar la incontinencia urinaria o el prolapso (descenso de órganos).

    Alimentación y recuperación de tu peso: debes tener paciencia para recuperar tu silueta. Aliméntate de una forma sana y equilibrada, bebiendo mucha agua y evitando las comidas procesadas y las excesivas grasas y dulces, además de realizar actividad física suave.

    En Clínica Alxen te podemos ayudar a recuperarte del parto con nuestras diferentes unidades médicas, tanto a nivel emocional, nutricional y del cuidado del perineo.

    Deja un comentario →

Deja un comentario

Cancel reply

Photostream